Dejar un comentario

Acoso escolar: conflicto entre los estudiantes, maltratos de unos compañeros de clase

En las escuelas ocurren situación de maltratos que los mismo maestros y directores ignoran. Son episodios protagonizados por niños o adolescentes en contra de otros más débiles, siendo un acoso escolar (Bullying) reflejado en maltrato físico o psicológico, con el objetivo de que les tengan miedo y someterlo a la crueldad que muchos deciden. El acoso escolar implica una constante burla o agresiones y desprecio que hacen que la víctima se excluya socialmente.

El acosa resulta de la siguiente manera:

-Acoso físico: patadas, empujones, agresiones con todo tipo de objeto.

-Acoso verbal: la burla, el insulto, menosprecio en público y apodos.

-Acoso psicológico: crueldad de sometimiento, intimidación y golpe a la autoestima.

-Acoso virtual: el medio del internet es utilizado para subir videos y fotos de los compañeros de clase para ridiculizar, ofender y amenazar.

La psicóloga Mercedes Rivas trabajadora de la empresa Pintores expresa, que todos estos maltratos buscan crear en la victima una sensación de temor. El niño o adolescente agresor carece de empatía y algún tipo de distorsión cognitiva; esto explica que el agresor es incapaz para ponerse en el lugar del acosado y es insensible el sufrimiento de su víctima. Por otro lado, los maestros en las escuelas deben estar y alerta. Para ello, se refieren unos consejos para los educadores de niños que sufren bullying con objetivo que estén atento y cómo pueden ayudar al niño. Consejos prácticos.

  • No descuidar los pasillos a la hora del recreo y de estar algún niño aislado, ubicarlo rápidamente.
  • Observar detenidamente y tomar decisiones al detectar intimidación u hostigamiento por algún estudiante mayor a los más pequeños.
  • No permitir la divulgación de algún episodio en clase en la hora de recreo, muchos agresores lo hacen en forma de burlas.
  • Canalizar el por qué del ausentismo de niños que manifiesta no ir más a clase.
  • Investigar los cambios inexplicables como, por ejemplo: tristeza y poco comunicativo. O algunas evidencias físicas como: moretones, cortadas o rasguños.

Los educadores deben estar pendiente de los niños y adolescentes. El señor Pedro Gómez de la empresa Electricistas comenta, ciertamente que los maestros deben responsabilizarse, pero, los padres aún más. Hay actitudes y comportamientos que son indicadores que algo está pasando o que los niños no pueden explicar. Algunas situaciones como sus objetos dañados, quejas constantes del maestro, golpeado en varias ocasiones, se queja por ir al colegio, tareas incompletas, decir mentiras reiterada veces o cambios de humor. El acoso escolar también puede traer consigo problemas somáticos: dolores de cabeza y dolor de estómago. El señor Pedro Gómez de la empresa Electricistas manifiesta, que los medios de comunicación como la televisión deberán revisar sus contenidos violentos, para evitar la imitación de algunos dramas de programas poco aptos para los más pequeños. Algunos niños y adolescentes más astutos y con malicia, buscan copiar y dañar a otros. Lo ideal es entender que el acoso escolar es un problema social, que se debe abordar con responsabilidad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *