Cómo detectar el Bullying en nuestros hijos

El bullying es uno de los principales males de nuestra sociedad, y cada vez son más los casos de niños que lo sufren día a día, por ello, es algo imprescindible que los adultos estemos pendientes cuando hay indicios, deben saltar todas las señales de alarma.

Por desgracia en la mayoría de los casos los padres son los últimos en enterases que sus hijos están sufriendo bullying. El miedo a sufrir represalias es el principal motivo por el que los más pequeños no cuentan a sus padres o profesores que están recibiendo acoso por parte de sus compañeros o amigos y por ello es tan difícil de detectar en ocasiones.

Lo único que podemos hacer para evitar este tipo de situaciones es estar atento a las señalas que nos pueden dar nuestros hijos, estas señalas son a través de su comportamiento y puede ser las siguientes:

  • Cambios en el comportamiento y cambios de humor
  • Pasa la mayor parte del tiempo triste o decaído, además de estar irritable
  • Sufren a menudo pesadillas y cambios en el sueño. Se suelen despertar con facilidad en mitad de la noche
  • Sufren de dolores de cabeza, dolores estomacales y vómitos
  • A menudo pierden o tratar mal a sus pertenecía o materiales del colegio
  • Aparecen con golpes y engañan sobre cómo se lo han hecho
  • No quieren salir ni jugar con sus amigos
  • Normalmente piden ser acompañados hasta la puerta del colegio y que los esperemos en la salida
  • No quieren ir al colegio o se quejan a menudo.

Es imprescindible que cuando veamos alguna de estas señalas en nuestros hijos o familiares vayamos inmediatamente al colegio o al centro para comunicar nuestras sospechas o la situación que están viviendo nuestros hijos. En estos casos es esencial que los padres, el centro y los profesionales actúen unidos y todos con el mismo objetivo, solucionar el problema del niño, el interés del menor debe de estar por encima de todo.