Malos tratos en las parejas de jóvenes

Esos jóvenes que se echan su primer novio o novia en la adolescencia, o que deciden tener una pareja en su más tierna juventud, se enfrentan a un marco humano de interrelación más complejo de lo que pueda parecer. Obviamente, la relación se desarrolla en unas edades muy cortas, donde los jóvenes no tienen el suficiente armazón intelectual y cognitivo como para hacer frente a determinadas situaciones.

Así, el control de un miembro de la pareja a otro puede a veces manifestarse en forma de violencia verbal o incluso física. Hay que tener bien presente que hay muchos tipos de maltrato; por ejemplo, prohibir a tu compañero o compañera que haga uso con total libertad de su teléfono móvil por tema de celos o prohibir que se junte con unas determinadas amistades ya supone un principio de maltrato.

Estas parejas de jóvenes suelen no estar preparadas para enfrentarse al rechazo, a los celos, a la distancia, al desamor. Ello puede derivar en insultos, imposiciones, acosos, maltrato físico, depresiones… e incluso otros escenarios más delicados aún. Es importante, desde el núcleo familiar y desde los centros educativos, concienciar sobre la vida en pareja y las relaciones de los más jóvenes. Ellos deben comprender –el maltrato suele producirse por lo general del varón a la hembra- que ninguna mujer tiene dueño y que la decisión de ella es libre; preparar al joven para la frustración y educarlo para que reaccione de forma civilizada y cabal ante la decepción será el primer paso hacia el éxito.

No obstante, en la propia rutina de estos jóvenes se producen múltiples formas de violencia y de malos tratos. Que la familia del acosador no se ponga de su parte también será trascendental, pues abundan los casos, por ejemplo, en los que si la chica decide abandonar al chico la familia de éste la culpa a ella y refuerza así prácticamente cualquier actitud malévola que él pueda emprender. Por supuesto, la principal pócima ante esta enorme problemática siempre será la educación. Mucha educación procedente desde todos los ámbitos que rodean la pubertad.