Tres signos del maltrato psicológico que deben mantenerte alerta

El maltrato psicológico es uno de los más difíciles de identificar, de hecho, hay personas que llevan años sufriéndolo y ni siquiera se han dado cuenta que son víctimas de maltrato por parte de sus parejas o familiares. No obstante, existen tres señales directas para identificar que estamos siendo víctimas de maltrato psicológico y son las siguientes:

  1. Exclusividad en la relación

Uno de los primeros síntomas del maltrato psicológico es que nuestra pareja no nos deja relacionarnos con otras personas y cada vez más nos vamos encerrando en un círculo vicioso de agresor-víctima. Amar a una persona no significa reducir todo su mundo a ella pero esto es precisamente lo que busca el agresor. La víctima siente como a menudo su mundo se va estrechando, que no puede quedar con sus amigos o con sus familiares y que tiene que dar explicaciones por cada salida o entrada.

Deja de hacer muchas cosas simplemente por el miedo a como se lo va a tomar su pareja, incluso antes de hacerlas piensas en lo que pensaría  él o ella. Las víctimas al llegar a este punto hacen todo lo que quiere su agresor, incluso en contra de su propia voluntad.

  1. Humillaciones constantes

Los agresores suelen tratar a sus víctimas como objetos y a menudo se burlan de ellas tanto el público como en privado. Buscan sentirse superiores y sentir que manejan la situación. El hecho de que una persona dependa de ellos les hace más fuerte y les hace sentirse superiores. En definitiva, a través del maltrato psicológico una persona hace que la otra se sienta inferior con frases y gestos que hacen que se sienta incapaz.

  1. Agresiones verbales

Cuando nuestra pareja no insulta o nos trata con desprecio es un signo claro de que no nos valora y no nos ama. La agresión verbal es una de las principales formas de maltrato psicológico que hacen que la víctima se sienta humillada y con miedo. Debemos tener en cuenta que lo que motiva al maltratado es que su víctima le tema, ellos lo ven como un símbolo de respeto, aunque este totalmente equivocados.